Reintegro de gastos sanitarios, ¿hay que declararlos a Hacienda?

Reintegro de gastos sanitarios, ¿hay que declararlos a Hacienda?

¿Tengo que declarar  a Hacienda los reintegros de gastos sanitarios que me ha realizado la Administración? Esta es una consulta muy habitual por parte de pacientes y usuarios y a la que vamos a dar respuesta.

Los diferentes Servicios de Salud de las Comunidades Autónomas vienen realizando desde hace años, reintegros de gastos sanitarios en concepto de ayudas por sillas de ruedas, prótesis ortoprotésicas, tratamientos bucodentales, asistencia sanitaria, gastos farmacéuticos, gastos por desplazamientos,…

Estas ayudas, que en ocasiones se trata de cantidades mínimas (unas pocas decenas de euros), en otras son sumas importantes, que pueden ir desde varios cientos de euros hasta decenas de miles, pueden tener consecuencias administrativas sancionadoras por la Agencia Tributaria en el caso de no darles la consideración que merecen. Entonces, ¿hay que incluirlas en la declaración de la renta para personas físicas? Y lo más importante ¿deben ser consideradas subvenciones, auxilios o ayudas satisfechos por las Administraciones Públicas?

SUBVENCIONES, AYUDAS O AUXILIOS

La primera duda a resolver para comprobar si es necesario incluirla en la Declaración anual de la Renta, es la de determinar si estos reintegros de gastos pueden considerarse Subvención, Auxilio o Ayuda.

Dice la Ley General de Subvenciones que quedan fuera de su ámbito objetivo “las prestaciones del sistema de la Seguridad Social y prestaciones análogas, las cuales tienen un fundamento constitucional propio y una legislación específica, no homologaba con la normativa reguladora de las subvenciones” (Exposición de motivos de la Ley 38/2003).

Para añadir más detalle, esta Ley declara que “no tienen carácter de subvenciones las prestaciones contributivas y no contributivas del Sistema de la Seguridad Social” (art. 2.4.a). Esto es corroborado por la Ley General de la Seguridad Social, puesto que reconoce que tienen naturaleza no contributiva “las prestaciones y servicios de asistencia sanitaria incluidos en la acción protectora de la Seguridad Social”. Para dimensionar correctamente este reconocimiento hay que aclarar que la ACCIÓN PROTECTORA DEL SISTEMA DE LA SEGURIDAD SOCIAL comprende “la asistencia sanitaria en los casos de maternidad, de enfermedad común o profesional y de accidente, sea o no de trabajo” (art. 42.1.a del TRLGSS).

En base a ello parece que queda claro que estos reintegros de gastos no pueden catalogarse de subvenciones o ayudas. Creo que no es necesario pero podríamos profundizar aún más en los argumentos a favor de esta posición si recurriésemos al fundamento constitucional de la protección de la salud, al contenido de la Ley de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional de Salud y a la propia Constitución Española. Tranquilos, no profundizaremos en ello.

PRESTACIONES DEL SISTEMA NACIONAL DE SALUD

La segunda cuestión clave a analizar y resolver es la de si estas ayudas pueden considerarse PRESTACIONES incluidas en la CARTERA DE SERVICIOS del Sistema Nacional de Salud (SNS).

   Primero. ¿Qué son las prestaciones sanitarias?  Ni más ni menos que los servicios de promoción y mantenimiento de salud que están dirigidos a los ciudadanos. Aquí se incluyen todos los servicios que persiguen la prevención, el diagnóstico, el tratamiento y la rehabilitación sanitaria

   Segundo. ¿Qué es la cartera de servicios del SNS?  Pues el conjunto de técnicas, tecnologías y procedimientos mediante los que se llevan a la práctica las prestaciones sanitarias anteriores.

   Tercero. ¿Cuántas modalidades de Cartera de Servicios existen?  Tres. A saber:

  • La Cartera Común Básica
Los servicios y prestaciones básicas a que tienen derecho todos los ciudadanos españoles, sea cual sea la Comunidad Autónoma donde resida. De obligado cumplimiento para todos los Servicios Sanitarios autonómicos.

 

  • La Cartera Común Suplementaria
Las prestaciones y servicios que se dispensan de forma ambulatoria (no hospitalaria) y están sujetas a aportación de los usuarios (farmacia, prótesis, productos dietéticos,…). Aquí debe incluirse los servicios que las Comunidades Autónomas ofrecen a los usuarios de su territorio y que exceden de los “básicos”. Estos son los que provocan diferencia en el acceso sanitario entre diferentes Comunidades Autónomas. A estas prestaciones «añadidas» se les denomina “Cartera de Servicios complementaria”.

 

  • La Cartera Común de Servicios Accesorios
Estas son las actividades, servicios o técnicas que no tienen carácter de prestación sanitaria por no considerarse esenciales. Están sujetas a aportación o reembolso por el usuario.
 

Bien. Ya sabemos que estas ayudas no pueden catalogarse de Subvenciones o Auxilios. Pero, ¿tenemos claro si pueden considerarse  prestaciones sanitarias ?

Pues no está tan claro. Para ello hay que diseccionar cada una de los reintegros de gastos sanitarios que realiza la administración con el fin de  comprobar si están incluidos en la Cartera de Servicios, sus motivos y justificaciones.

Sin ánimo de ser exhaustivos, para evitar aburrir:

· Reintegros de gastos de Productos Farmacéuticos:

Reintegros que se producen por el abono indebido de fármacos. El reintegro trata de restituir al asegurado a la situación que le hubiera correspondido de no haberse dado la circunstancia que generó el abono indebido, y que en circunstancias normales no debería haber soportado. Por lo tanto, no puede considerarse subvención, ayuda o auxilio a efectos de la obligación tributaria de declarar. Sí se encuentra incluido en la Cartera de Servicios Común Básica.

· Reintegros de gastos de Ortoprótesis:

Siempre que el reintegro ser realice cumplimiento todas las obligaciones legales, la conclusión debe ser la misma que con los productos farmacéuticos. Ha existido un pago anticipado por el usuario que posteriormente es reintegrado (todo o en parte) por la Administración Pública en las cuantías establecidas legalmente. Por todo ello, no puede considerarse tampoco subvención, ayuda o auxilio a efectos de obligación tributaria. También se encuentran dentro de la Cartera Común Básica.

· Reintegros de gastos por Desplazamientos y estancia:

Este reintegro tiene unas particularidades importantes. No se encuentra incluido en la Cartera de Servicios Comunes del SNS (Real Decreto 1030/2006). Sí está incluido el transporte sanitario entre Comunidades Autónomas o la manutención y alojamiento a los pacientes hospitalizados. Pero no se trata de este tipo de prestaciones. El reintegro de gasto se realiza por otras causas distintas.

En los reintegros de gastos por Desplazamientos hay que valorar la legislación autonómica, para determinar si se trata de un prestación «Complementaria» o una prestación de «Atención Social»
Por lo tanto, estos reintegros pueden ser considerados como:

  1. Prestaciones de la Cartera de Servicios complementaria de las Comunidades Autónomas. Que en el ámbito de sus competencias decide incluir esta prestación dentro de la Cartera Común Suplementaria. En este caso no habría ninguna diferencia respecto a los anteriores reintegros de gastos analizados. Es decir, debe considerarse que devuelven al asegurado un gasto que no debería haber soportado si la realización de la asistencia o la técnica sanitaria por la que ha sido obligado a desplazarse se hubiera podido realizar en el área sanitaria correspondiente a su domicilio. Por tanto,  exentas de tributación .
  2. Prestaciones de Atención Social. En este caso no tienen encaje como prestaciones sanitarias incluidas en la acción protectora de la Seguridad Social, sino a prestaciones asistenciales de atención social. Por lo tanto, debería considerarse “ayudas” satisfechas por una entidad integrada en una Administración Pública. A efectos de obligación tributaria  deberían ser declaradas puesto que sí debe tributarse por ellas .

Por lo tanto, para determinar la pertinencia o no de la declaración tributaria de este tipo de reintegros de gastos hay que valorar las características con las que ha sido legislado en cada Servicio de Salud autonómico.

· Compensación económica por gastos de electricidad en tratamientos de oxigenoterapia domiciliaria:

En este tipo de ayudas hay que tener en cuenta varias consideraciones:

Se trata de una prestación  no reconocida en todas los Servicios Sanitarios autonómicos  . Por lo tanto, habrá que remitirse a lo que reglamentariamente se especifique respecto a esta ayuda.

Por contra,  los gases medicinales se consideran medicamentos  y por lo tanto, están sujetos al régimen legal previsto para estos.

A pesar de tratarse de una prestación no reconocida en todas las Comunidades Autónomas,  el oxígeno es un medicamento especial  (por lo tanto, es un medicamento). Como tal forma parte de la prestación farmacéutica junto con las actuaciones encaminadas a que los pacientes los reciban de forma adecuada (art. 16 Ley 16/2003).

Si esto es así, debe entenderse que, entre las formas adecuadas de recepción de este medicamento, debería facilitarse los aparatos eléctricos precisos para el tratamiento de oxigenoterapia domiciliaria con concentradores.

Y por lo tanto, el suministro eléctrico debe constituir un elemento accesorio de la prestación farmacéutica, de carácter imprescindible de los aparatos utilizados en la terapia. Debiendo ser asumida la financiación por el Sistema Nacional de Salud.

En consecuencia con todo lo dicho,

A) en las Comunidades Autónomas que no reconocen las ayudas por gastos de electricidad por este tipo de tratamientos deberían replantearse esta decisión, puesto que según la normativa vigente debe dársele la consideración de accesorio a la prestación farmacéutica.

B) en aquellas Comunidades Autónomas en las que se está reconociendo este tipo de compensaciones económicas por gastos de electricidad, se trataría de un pago anticipado por cuenta del sistema sanitario público. Por lo tanto,  estas cuantías no deben considerarse como una subvención o auxilio a efectos de la obligación tributaria.

 

EN RESUMEN

Con los matices expresados en los reintegros de gastos correspondientes a los desplazamientos, (incluidos manutención y alojamiento) y en las compensaciones por gasto eléctrico en tratamientos de oxigenoterapia:

  • todos estos reintegros deben considerarse compensaciones que pretenden  revertir un gasto provocado indebidamente   a un usuario en el proceso de asistencia sanitaria.
  • Por ello  no pueden considerarse subvenciones  o auxilios.
  • Además, deben considerarse  prestaciones incluidas en la Cartera de Servicios Básica o Complementaria  de los Servicios de Salud.
  • Por lo tanto,  no generan obligaciones tributarias  de declaración obligatoria por el IRPF.
 

 

Posts relacionados

¿Qué son las Fundaciones laborales?

¿Qué son las Fundaciones laborales?

¿Qué son las Fundaciones Laborales? ¿Qué fines persigue? ¿Qué tipos de Fundaciones laborales existen? ¿Quién puede constituirla?   Las Fundaciones laborales son organizaciones que...

Publicado el

Añade un comentario