Informe del Consejo Económico y Social sobre la inmigración en España

Con fecha 20 de marzo, el Consejo Económico y Social (CES) ha publicado un informe exhaustivo sobre las causas, los efectos y las oportunidades de la inmigración en nuestro país. El documento se titula «Informe sobre la inmigración en España: efectos y oportunidades» y está accesible a través de la web del CES (www.ces.es).

El informe analiza el movimiento migratorio que está viviendo España en los últimos años, desde una perspectiva social, profundizando en el análisis de las causas y aportando algunas ideas o sugerencias para generar oportunidades donde muchos ven problemas.

Existen muchas «perlas» para entresacar en estas 240 páginas, a través de las cuales se repasa el contexto internacional de la migración, los flujos y políticas migratorias; las recientes migraciones que ha vivido nuestro país en los últimos decenios; repercusiones en diferentes aspectos de la sociedad española (empleo, protección social, vivienda, atención sanitaria, servicios sociales,…)

Tal y como se dice en la introducción de este documento «la magnitud adquirida por el fenómeno migratorio desde finales del siglo XX ha transformado profundamente los perfiles de la sociedad española» y ello merece un análisis profundo y sosegado. «España presenta ya un nivel de milticulturalidad comparable con los principales países receptores del mundo desarrollado con más larga tradición receptora».

«En España, durante los años de crisis se pudo apreciar un cierto letargo en la toma en consideración de las cuestiones directamente relacionadas con la inmigración, siendo escasas las iniciativas adoptadas. Cabe mencionar al respecto la aprobación de la Ley 12/2009, de 30 de octubre, reguladora del derecho de asilo y de la protección subsidiaria, así como varias reformas parciales de la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero de 2000, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social, así como de su Reglamento de ejecución. Por otro lado, el último Plan Estratégico de Ciudadanía e Integración 2011-2014 expiró sin que hasta el momento haya llegado a ver la luz una nueva estrategia general en este ámbito. Y precisamente durante esos años de crisis económica y de empleo se ha hecho patente la vulnerabilidad de los hogares formados por personas de origen extranjero.»

ACCESO DE LOS INMIGRANTES A LA ATENCIÓN SANITARIA

Pero como de lo que hablamos aquí es de Sanidad y Atención sanitaria, merece que repasemos el apartado de este informe dedicado al acceso de la población inmigrante a la atención sanitaria y los servicios sociales.

El derecho de atención sanitaria en España está reconocido por la Constitución  y «se concreta en la Ley 14/1986 General de Sanidad, en la que se recogen sus aspectos nucleares, como la financiación pública y la universalidad de la asistencia, la descentralización en las comunidades autónomas y la integración de los distintos servicios públicos en el Sistema Nacional de Salud.»

El informe del CES realiza un análisis normativo somero de cual ha sido la evolución legislativa del derecho a la asistencia sanitaria a extranjeros tanto en situación administrativa regular como irregular en nuestro país.

Posteriormente, entra a detallar la reciente publicación de los resultados de la última Encuesta Nacional de Salud (ENS), ya que «permite realizar una aproximación cabal al estado de salud de las personas de origen extranjero, dando cuenta de su favorable situación de partida desde varios puntos de vista, lo que en cierta medida se explica por la relativa juventud de esa población.»

Muchas de esas «perlas» a las que antes me refería tienen que ver con el análisis de los datos (objetivos) mostrados en esta Encuesta. Algunas de ellas son:

  • Un 76,5 % de los nacidos fuera de España valoran positivamente su salud, frente al 73,6 % de los españoles. Pero por franjas de edad, son los extranjeros mayores los que con mayor frecuencia valoran positivamente su estado de salud, y los segmentos más jóvenes tienden a valorar algo peor su estado de salud que sus coetáneos españoles.
  • La población extranjera es menos frecuentadora que la española, tanto en Atención Primaria como en Especializada. Si se atiende al volumen de población que lleva más de un año sin acudir a ningún servicio médico, el porcentaje es siempre superior entre los inmigrantes.
  • Durante el año 2017 (año de estudio de esta Encuesta), se realizaron más de 16 millones de consultas médicas en el Sistema Nacional de Salud. En 14,5 millones se atendió a españoles (89 %), mientras que en 1,7 millones se atendió a personas de origen extranjero (11 %). Proporción que puede interpretarse como un reflejo bastante ajustado de la composición de la población residente en España. «Contradice el prejuicio sobre el supuesto abuso de la atención sanitaria pública por parte de los inmigrantes.»
  • Respecto a las consultas predominantemente asistenciales (que intentan resolver un problema de salud, no de trámites administrativos), se observan variaciones significativas entre la población española y la extranjera. Partiendo de la base de que las personas de origen extranjero son menos frecuentadoras, el uso que hacen de los servicios sanitarios está más dirigido a tratar problemas de salud que ya han emergido y menos a prevenir posibles trastornos. La conclusión es que los extranjeros tienden a hacer un uso menor de los servicios sanitarios que la población autóctona, en especial los de carácter preventivo.
  • La utilización de los recursos asistenciales, esto es, los que se encargan de la curación, el tratamiento y la rehabilitación, una vez que las dolencias se manifiestan, es más frecuente en la población extranjera (76 % frente al 71 % de la población española)
  • El contacto con los servicios de atención sanitaria de la población infantil de origen extranjero, está más ligado a la atención urgente y a los servicios de hospitalización.
  • El 20 % de la población extranjera no ha podido ver satisfechas sus necesidades de tratamiento bucodental. Dobla la proporción de la población española (10 %). Es la consecuencia más clara de la inaccesibilidad de la población inmigrante a los servicios de atención que implican desembolsos económicos.
  • Aproximadamente 28.000 profesionales de la salud de nacionalidad extranjera desempeñaban en 2018 su trabajo en España, lo que supone un 4 % de los sanitarios, incluyendo médicos, enfermeros, farmacéuticos, odontólogos, etc., con un peso ligeramente superior de las mujeres.

En definitiva, un informe del Consejo Económico y Social recomendable para realizar una lectura profunda, que en sus 240 páginas rompe con multitud de estereotipos y prejuicios muy arraigados en nuestra sociedad respecto a la población inmigrante en nuestro país. Una lectura recomendada.

# Informe sobre la inmigración en España: Efectos y oportunidades. Consejo Económico y Social de España. 2019

Posts relacionados

Añade un comentario