Entra en vigor la nueva cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud

El día 1 de julio entraron en vigor las Órdenes que amplían la cartera común de servicios del Sistema Nacional de Salud (SNS). Fundamentalmente se mejora la prestación ortoprotésica y el programa poblacional de cribado de cáncer de cuello de útero.

Pero esto no quiere decir que como ciudadanos, como usuarios del SNS, ya podamos beneficiarnos de estas prestaciones desde hoy mismo. A partir de ahora y durante los SEIS próximos meses, los Servicios de Salud autonómicos tendrán que adaptar sus propias catálogos de prestaciones a lo que dispone la nueva normativa.

¿QUÉ CONSECUENCIAS TENDRÁ ESTE CAMBIO?

  • Se incluyen 81 nuevos tipos de productos, que serán financiados (en todo o en parte) por los Servicios de Salud Públicos.
  • Se implantará un nuevo programa de prevención de cáncer de cervix, dirigido a mujeres de entre 25 a 65 años.
  • Todas las mujeres que perdieron algún pecho por razones terapéuticas  y que posteriormente les fue reconstruido, tendrán derecho a la micropigmentación de la areola mamaria y el pezón.
  • Se facilitará un lector ocular a personas que no puedan comunicarse con su entorno debido a su enfermedad.
  • Se incrementa la edad de los pacientes para poder solicitar financiación de audífonos (desde los 16 años actuales a los 26 años)

Además se actualiza el catálogo nacional de material ortoprotésico (excepto prótesis de miembros) actualizándose los códigos y las cuantías máximas de financiación. Hay que recordar que el actual catálogo se publicó en el año 2001.

Por último, se contempla la posibilidad de que el usuario no tenga que adelantar el importe de los productos financiados (sí tendrá que aportar siempre la diferencia entre el valor máximo de financiación del producto y el precio de venta al público, en el caso de que éste sea superior al primero). Esta posibilidad ya había estado permitida para personas con pocos recursos económicos, desde al año 1994 (a través de lo que en aquél momento se llamó «endoso») fue posteriormente derogado en algunas comunidades autónomas, una vez que asumieron éstas las competencias sanitarias.

En definitiva, una actualización necesaria de la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud, aunque corta, al no haber incluido en la financiación pública prestaciones o servicios que, en algún caso vienen siendo demandados por los usuarios desde hace años, y en otros, han tenido que incluirse a través de las carteras de servicios complementarias de algunas comunidades autónomas (por ejemplo, algunos tratamientos de cirugía plásticas, o alguna prueba diagnóstica como el conocido como «Mamaprint»).

Podéis acceder a la información que ofrece el Ministerio de Sanidad, a través de su nota de prensa.

 

Posts relacionados

Añade un comentario